El rol de las TIC en la educación

El rol de las TIC en la educación

  • 19 de octubre de 2023

Si bien el uso de la tecnología en las aulas se ha convertido en un hecho natural en la amplia mayoría de los sistemas educativos del mundo en la última década, informes como el de Seguimiento de la Educación en el Mundo de la UNESCO, nos señalan que el uso excesivo, indiscriminado y el acceso sin control a la tecnología móvil, influye negativamente en el aprendizaje y la socialización de los estudiantes.

Los datos de evaluaciones internacionales a gran escala, concluyen que el simple hecho de estar cerca de un dispositivo móvil donde el estudiante consume contenidos de manera pasiva, sin objetivos de aprendizaje y sin una metodología adecuada, distrae a los estudiantes y tiene un efecto negativo en la adquisición de conocimientos, competencias y habilidades sociales.

En un contexto de ambigüedad como este, ¿qué postura tenemos que tomar hacia la tecnología móvil?

En el Think&Read de este mes, hablamos de #tecnologiayeducacion.

¿Cómo afecta el uso de la tecnología en la educación de niños y jóvenes?

El rápido avance de la tecnología obliga a las familias y a los sistemas educativos a adaptarse constantemente. A veces, este nuevo paradigma tecnológico comporta beneficios inmediatos. ¿Quién volvería a lavar la ropa en un lavadero habiendo una lavadora? Quién esperaría hoy que, una carta manuscrita, llegase a la otra punta del país en quince días, en el mejor de los casos?

Las dos caras de la moneda

La tecnología sin acompañamiento comporta riesgos que hay que considerar y evaluar en el tiempo, como por ejemplo el acceso a contenidos no adecuados, las fake news, los retos que pueden poner en riesgo la integridad del niñ@ y la joven… Sin ir más lejos, estos últimos meses todo el mundo está tomando conciencia del impacto que tendrá a corto y mediano plazo la irrupción de la inteligencia artificial en nuestras vidas, tanto desde un punto de vista personal como profesional.

Ahora bien, gracias a la tecnología los sistemas educativos se han extendido a puntos geográficos remotos donde la población vive en zonas rurales que no tienen acceso a la formación presencial. Se han brindado nuevas posibilidades a los estudiantes con capacidades diferentes gracias a la tecnología accesible y a su diseño universal y se ha facilitado el acceso a recursos de enseñanza y aprendizaje a escala global.

La tecnología como medio, no como fin

Al mismo tiempo, hay que proteger la población escolar de los riesgos a los cuales la tecnología los puede exponer. l interés general se tiene que enfocar en favorecer el acceso al aprendizaje activo, para desarrollar la creatividad, la comunicación, el sentido crítico y la colaboración para hacer de los estudiantes, ciudadanos académicamente preparados y competentes, comprometidos con su entorno y éticamente responsables. Por encima de los intereses comerciales que puedan existir. La tecnología se tiene que entender como un medio para acceder, crear y gestionar el conocimiento, nunca como una finalidad.

Además, como decíamos al inicio del artículo, varios estudios demuestran que el simple hecho de estar cerca de un dispositivo móvil no garantiza el aprendizaje si no hay unos objetivos claros y una metodología coherente, adaptada en cada edad.

Estar cerca de un dispositivo móvil simplemente distrae a los niños y jóvenes y en consecuencia tiene un efecto negativo en su aprendizaje y en su socialización.

Aun así, menos de una cuarta parte de los países han prohibido el uso de los móviles en las escuelas.

Las grandes preguntas antes de adoptar una nueva tecnología

Con datos como estos sobre la mesa, se hace patente que la situación es compleja y que, por lo tanto, antes de adoptar una nueva tecnología en la escuela se tienen que haber planteado las preguntas correctas:

  • ¿En que nos ayudará esta tecnología?
  • ¿Qué mejoras aporta al aprendizaje?
  • ¿Cuánto tiempo necesita el usuario docente y estudiante para hacer un correcto uso?
  • ¿Cuál tiene que ser la formación que tiene que recibir el personal docente para una buena gestión de la tecnología en el aula?
  • ¿Qué estudios se han llevado a cabo para corroborar la efectividad de esta tecnología?

La tecnología es inteligente si las decisiones que se toman al respeto son las adecuadas, es decir, han sido estudiadas, contrastadas y tienen objetivos a largo plazo que benefician a los usuarios implicados.

¿Qué postura tomamos en La Salle Bonanova respecto al uso de las TIC?

Hablamos con Jordi Gibert, director de la escuela para entender mejor cuál es el eje principal que vertebra la postura del centro ante la galopante transformación digital que vivimos en el ámbito educativo. En la escuela tenemos muy claros dos puntos de actuación:

No se puede hacer uso del móvil en todo el recinto escolar

Varios estudios afirman – y nosotros lo compartimos – que el uso sin control y excesivo del teléfono móvil lleva a un consumo descontrolado de imágenes, sonidos y mensajes externos no relacionados con los contenidos académicos, a menudo contrarios a criterios éticos y a los valores que escuela y familias volamos para nuestros niños y jóvenes.

El consumo pasivo de contenidos no adecuados puede llegar a generar un imaginario en los estudiantes muy alejado de la realidad

Con riesgo de normalizar actitudes, mensajes y acciones, nada adecuadas para convivir en el mundo real y que, en el peor de los casos, pueden poner en riesgo la integridad física y la salud de las personas. Hechos todos ellos que llevan en una bajada en los niveles de atención, concentración y memoria a largo plazo que requiere el aprendizaje en la escuela.

Tecnología no siempre es sinónimo de progreso

Por muy atractiva que pueda parecer una nueva tecnología, antes de integrarla en el sistema, la primera pregunta que nos hacemos es: aportará un beneficio demostrado y a largo plazo en el aprendizaje de nuestras alumnas?

La respuesta tiene que ser un sí claro, acompañado del asesoramiento adecuado de la mano de centros universitarios de referencia, como es el caso de La Salle Campus Barcelona.

Somos una escuela preparada para afrontar los retos que el mundo tecnológico nos ofrece.

Siempre desde el sentido crítico y con el claro objetivo de formar niños y jóvenes que tendrán que convivir y vivir su vida personal y profesional rodeados de la tecnología que conocemos y la que vendrá.

Hacemos énfasis cada vez más sobre la importancia de las cualidades genuinamente humanas para hacer de nuestros niños y jóvenes una sociedad del futuro más comprometida socialmente, éticamente responsable, respetuosa con las personas, capaz de vivir y convivir en paz, que tiene cura de su salud física y emocional y, sensible con la cura del entorno. Con el objetivo de prepararlos para afrontar y encontrar respuestas adecuadas a los retos éticos, sociales, económicos, medioambientales y culturales de las próximas décadas con una mirada global.

Por todo esto, ponemos al alcance de nuestros niños y jóvenes la tecnología para favorecer los aprendizajes de una manera activa, para desarrollar el conocimiento, el sentido crítico, la comunicación, el trabajo colaborativo y la creatividad con todo el potencial que la tecnología nos ofrece. Y lo hacemos con entornos de trabajo seguros y supervisados por los docentes.

¿Y fuera de la escuela?

Somos conscientes de lo que hacemos como adultos cuando ponemos en manos de nuestros niños y jóvenes un dispositivo llamado ‘móvil’ con el cual hacen de todo menos aquello por lo que inicialmente se creó: poder hacer y recibir llamadas telefónicas.

¿Sabemos qué hacen nuestros hijos/as con el móvil? Qué escriben, que comparten? Qué consumen? Con quién hablan? A qué juegan? Cómo se exponen?…

Estas son las grandes preguntas. De su exposición a la tecnología móvil puede depender sus hábitos, habilidades, capacidades, emociones… entre otros aspectos esenciales para poder vivir en plenitud en la vida real.

Por encima de todo somos seres sociales, emocionales, espirituales, y en pequeña y reciente medida, digitales. No caigamos en la trampa de olvidar que la base de la educación es el esfuerzo, la responsabilidad, la atención, la comunicación respetuosa y la colaboración frente a frente, sin pantallas por el medio, la empatía, la escucha atenta y activa, el respeto hacia un mismo y los otros, el saber estar y la equidad, entre otros valores.

Si la tecnología viene para sumar a estos valores, bienvenida sea. No perdamos el norte.

El Equipo de La Salle Bonanova

CreaEscola Quality Certificate for Education Website